18 de enero de 2009

Por fin llegan los libros de español a las escuelas


Demorará un par de años, pero parece que será realidad el hecho de que los alumnos de las escuelas públicas lleguen a tener sus libros de lenguas extranjeras (inglés o español) de la misma forma que tienen libros de otras asignaturas fundamentales, según vemos en la noticia "MEC vai comprar livro didático de inglês e espanhol em 2010"

A partir de 2011, os alunos da rede pública dos anos finais do ensino fundamental (6º ao 9º ano) receberão livros didáticos de língua estrangeira (inglês e espanhol).[...]

“É a primeira vez que vamos enviar livros de língua estrangeira para os alunos. Já distribuímos, anteriormente, livros de suporte para que os professores do ensino médio melhorassem o processo de aprendizagem em sala de aula, mas agora distribuiremos para todos os estudantes dos anos finais do ensino fundamental e deveremos ampliar o atendimento para o ensino médio em 2012” , afirma Sônia Schwartz, coordenadora geral dos programas do livro do FNDE.
No resolverá todos los problemas, pero sabemos que la falta de material adecuado es una de las principales dificultades que vemos en la actualidad en la enseñanza del español en las escuelas públicas brasileñas.

Como se recuerda en esa misma noticia, un paso previo fue la distribución a los profesores de enseñanza media de esas escuelas, de un conjunto de manual, diccionarios y gramáticas; aunque muchos de los profesores no hayan llegado a ver nunca ese conjunto de libros [ver noticia del 7-12-2005 en E/LE Brasil aquí].

Ya en su tiempo, critiqué esa acción de distribución de libros de "soporte", no porque no sea positiva sino porque era insuficiente y quedaba la interrogante de qué haría el profesor con esos materiales - principalmente con el manual-, ¿se estimularía así su fotocopia para los alumnos? No me cabe dudas que se induciría a la distribución de fotocopias tan generalizada en Brasil, pero por otro lado, lo más preocupante era el hecho de que se desvirtuaría la propuesta didáctica de los autores de esos manuales; cosa que ocurre cuando el profesor utiliza sólo algunos fragmentos de esos libros, que casi siempre son las partes de léxico con imágenes, los ejercicios gramaticales o algunos textos, para caer así en un reduccionismo que no lleva a gran cosa, como no sea al aprendizaje memorístico de listas de léxico y reglas gramaticales.

Tenemos que felicitar al MEC que, finalmente, ha considerado que la lengua extranjera es importante y necesita apoyo también.

Vamos a ver si cuando cada alumno tenga su manual, se eleva el estatus que tiene la enseñanza de lenguas extranjeras dentro del currículo escolar actual y llegan a ser evaluadas y consideradas de la misma forma que otras asignaturas importantes. Solo nos queda esperar dos o tres años más.

No hay comentarios: