5 ago. 2016

La natural curiosidad humana y nuestras clases


En la edición de hoy del periódico chileno El Mercurio ha sido publicado un artículo de divulgación científica que nos hace pensar sobre la importancia de incentivar la curiosidad natural de las personas.

Aunque no sea un artículo dirigido específicamente a los docentes, al leerlo me he puesto a pensar en si estimulamos o no la curiosidad de nuestros alumnos en nuestras clases o cómo pudiéramos hacerlo mejor.

Pensemos sobre eso, pues en realidad, las preguntas que lanzamos en sala de aula y nuestras actitudes mostradas podrán ser un motor incentivador para que los estudiantes vean e indaguen buscando las respuestas a las cosas que están más allá de lo que observan y entienden ahora, o se queden solo en justo lo que tienen que saber para pasar la prueba.

Por ejemplo, estoy seguro que por detrás de cada joven participante en la Feria de Ciencias de Google de este año, ya sea un ganador de premios o no,  hay un joven curioso y también un profesor incentivador de su curiosidad.

¿Antes de pedir que lean el texto didáctico o literario, estimulamos su lectura, la contextualizamos, damos un avance, brindamos las ayudas necesarias o simplemente pedimos que lo estudien "porque sí", sin más ayuda o incentivo a la curiosidad?

También, si muestras entusiasmo y placer en leer y aprender más, probablemente transmitirás  el mismo entusiasmo y ansias a tus alumnos, pero es verdad que hay ciertas preguntas que pueden despertar la curiosidad y otras no ¿Estás de acuerdo con eso?

Buena, sin más, como ya debes estar curioso, leamos el pequeño texto:


Para ver el texto original haz clic en este enlace: http://impresa.elmercurio.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2016-08-05&dtB=05-08-2016%200:00:00&PaginaId=8&bodyid=1 (5 de agosto de 2016).

No hay comentarios: